¿Sabes de qué está hecho el oro blanco?

No todo el mundo sabe exactamente qué es el oro blanco, pero este no es más que una aleación de este material con otro metal blanco, el cual, en ocasiones, es recubierto por rodio con el fin de obtener un mayor brillo en la pieza de joyería.

El uso de dicha fusión de materiales se ha convertido en la opción favorita de muchos clientes y joyerías, pues si queremos lucir joyas con una apariencia preciosa, las mismas deben tener un coste accesible, y así es.

De hecho, una gran cantidad de personas tenían preferencia por el plata en lugar del color amarillo del oro en las joyas; sin embargo, debido a que la plata se empaña fácilmente y resulta muy blanda, y que el platino posee un precio muy elevado, es el oro blanco el que ha obtenido mayor popularidad desde hace un tiempo en joyería.

Cabe mencionar que, además, la pureza del oro blanco se indica en kilates al igual que con el oro amarillo, y generalmente se suele reflejar en el interor de la pieza.

¿De qué está hecho el oro blanco?

¿Ya sabes qué es este material, pero aún no conoces con exactitud de qué está hecho el oro blanco? Este está elaborado de oro puro combinado con metales de aleación con una coloración entre blanca y plateada, siendo los más utilizados el paladio, la plata, el níquel, el cobre, el manganeso y el zinc.

Podemos decir entonces que el oro blanco, aunque esté compuesto en mayor porcentaje de oro amarillo, también contiene ciertos porcentajes menores de uno o más metales de este color con los que se le da una tonalidad mucho más clara, además de una mayor resistencia y durabilidad.

La blancura obtenida en las piezas depende específicamente de cuáles fueron los metales usados en la aleación, por lo que en ocasiones conseguirás que algunas piezas de oro blanco tengan un tono más amarillento, mientras que otras reflejan el color más blanco.

de-qué-está-hecho-el-oro-blanco

¿Qué debemos conocer sobre el oro blanco?

A continuación, te mostramos algunas de las características principales de qué es el oro blanco y su composición:

  1. El oro por sí solo resulta ser un metal muy suave y se puede deformar con facilidad, y es por este motivo por el que se debe mezclar con otros metales más duros para hacerlo más rígido y resistente.
  2. Cuando surge la pregunta de qué es el oro blanco, muchas personas creen que se trata de un metal blanco brillante, pero en realidad ese color se debe al baño de rodio u otro metal que se les aplica a todas las joyas. Sin este recubrimiento su color tiende a ser gris, rosa pálido o hasta marrón.
  3. Otro metal con el que se puede recubrir es el platino, aleado con iridio o cobalto, para incrementar su dureza. El color normalmente es blanco, pero es mucho más caro que el oro.
  4. Cuando el oro blanco es mezclado en un alto porcentaje con níquel, el color que se obtiene es prácticamente es blanco puro, y en este caso no es necesario que sea recubierto por rodio.
  5. Otra de las aleaciones utilizables para obtener un recubrimiento fuerte es el paladio, obteniéndose un tono ligeramente gris.
  6. La durabilidad del oro blanco va a depender de la pureza del material (kilates). Aquellas aleaciones que tengan una mayor cantidad de oro suelen ser más blandas que las que tienen una cantidad aún más grande de los metales adicionales.
  7. Aunque las joyas de oro blanco hayan sido cubiertas de rodio para su protección, estas con el tiempo sufren un desgaste, dependiendo en gran parte de la frecuencia de su uso.

En conclusión, el oro blanco es un metal que tiene la misma apariencia que la plata, pero que resulta más resistente y más económico, además de que, por su color, se ha convertido en el compañero perfecto para cualquier tipo de joya o piedra preciosa.

Deja un comentario